El trueno cae y se queda entre las hojas

martes, 13 de mayo de 2014

CUIDA DE CHESTER DE GUILLERMO GALVÁN



Guillermo Galván (nacido en Valencia y residente en Madrid desde los dos años de edad) es un prolífico escritor con siete novelas publicadas  en poco más de una década y varios premios importantes obtenidos como el Río Manzanares, el Felipe Trigo o el Alfonso VI, uno de los “clásicos” de la novela histórica. Antes de dedicarse a la ficción, participó en algunos trabajos colectivos de investigación, como Operación Moisés y Panfletos y Prensa antifranquista clandestina. Su primera novela fue La mirada de Saturno (2001), premio Tiflos de 1999, una creación sobre el recuerdo, el peso de la losa paternal sobre el hijo, lo cual le motiva al descubrimiento del pasado ocultado. A ella le siguieron El aire no deja huellas (2002) y Aislinn (2003), una de sus creaciones más destacadas subtitulada “Sinfonía de fantasmas”; una narración no histórica sino “de contexto histórico”, como Galván citó en el diario ABC. Porque es una novela que bebe en fuentes históricas, literarias y periodísticas, como suele ser frecuente en la mayor parte de su producción. En ella se recreaba una intriga política a finales del siglo XIX, poco después del asesinato de Cánovas, cuando el joven impresor Nicolás Villabuena recibe la oferta de un empresario irlandés para editar un manuscrito del siglo XVI. Pero el texto oculta un crimen cometido trescientos años antes, así como una compleja telaraña política permanente hasta el presente de la historia contada.
Su siguiente obra, De las cenizas (2005), que tuve el gusto de reseñar cuando me impuse la noble tarea ingrata de redactar una cada semana, era una novela de intriga, en la que un músico, Víctor Alba (curiosa ironía la de su nombre y apellido) emigrado a Nueva York para sobrevivir con escasas posibilidades de subsistencia y después de un fracaso amoroso con Elena Torres, retorna a Madrid veinticinco años después, pero topa con la misteriosa muerte del marido de Elena. Con un carácter retrospectivo y circular, Galván ofrecía otra de las características fundamentales de su novelística: el reflejo de las pasiones humanas, las emociones y los sentimientos, con credibilidad y cuidado textual. A ella le siguió la novela breve Llámame Judas (2006), también de intriga, iniciada con la recreación del incendio de un emblemático edificio contemporáneo madrileño, sobre un delito ante el que se plantean diversas declaraciones de los supuestos testigos y en el que se profundiza en el tema del traidor histórico, Judas Iscariote, que en realidad es un cómplice.
A ella le siguió una de las grandes obras de Galván, Antes de decirte adiós (2009), llena de lirismo donde se mezclan el pasado de la guerra civil y los años setenta españoles cuyo argumento se sitúa en los últimos días de marzo de 1939, cuando un batallón republicano llega a Madrid con la misión de rescatar un cadáver ante la incomprensión de los oficiales preocupados con la resistencia final de la ciudad ante el avance de las tropas franquistas, y en paralelo, se desarrolla la historia de Dimas Tallón, policía de la Brigada de Extranjería, desencantado que revela el punto de vista de los perdedores de la guerra civil, lo que convierte a la novela en una reflexión sobre el pasado y el presente. Le siguió su gran novela histórica, Sombras de mariposa (2010), ambientada en el año 572, cuando Wilya, hijo del difunto rey Liuva, es acogido en la corte visigoda por su tío, el rey Leovigildo. Con esfuerzo y pundonor tras haber quedado lisiado por un accidente infantil, Wilya logra convertirse en guerrero y participará en los acontecimientos más turbulentos de la época, como la rebelión del primogénito Hermenegildo, las campañas contra otros reinos, o la adjuración de la fe arriana por parte de Recaredo. Además de histórica, Galván crea una narración épica que dibuja toda una época no muy tratada en la historia española.
Galván nos acaba de regalar una nueva creación: Cuida de Chester; una novela de misterio psicológico donde se enfrentan dos mujeres viejas amigas cuyo camino en la vida ha sido opuesto. Una es periodista y está integrada en la sociedad, mientras la otra, Bea, lleva una vida distinta: fue víctima del acoso paterno en su infancia, es una escritora frustrada, fracasa en su matrimonio, se convierte en astróloga vocacional y busca un motivo que dé sentido a su autodestrucción. Dos antítesis. Bea emprende un viaje a Hungría para hallar el enigma de un autor, Tibor Pallag, al tener noticia de una novela suya enigmática, El durmiente, después de fracasar en su vida e incluso divorciarse. Allí irá buscando pistas, encontrará a Sándor, con quien acaba relacionándose, y logra dar con el paralelo de Adry, un viejo que ha vivido la guerra civil española y todos los acontecimientos desde esos años al presente. Pero el viejo engendra una compleja historia familiar anudada al manuscrito del siglo XVI, Speculum, como iba a llamar Galván a esta novela en un principio, donde se inspira la novela de Pallag. El desenlace mostrará todo un entramado formado por notas, cartas y escritos de Bea, cuyo destino ha sido marcado por el encuentro con Adry.
Dice el texto de la contraportada de la novela que estamos ante la novela más literaria de Galván. Nada más incierto porque siempre ha sido cuidadoso con su prosa. Sí que estamos ante su novela más introspectiva, más psicológica. Por medio de los escritos, sobre todo de los capítulos pares, más extensos que los impares, se dibuja la personalidad de una atormentada mujer, compleja, y obsesionada por el valor del espejo. Borges nos habló de que los espejos nos devuelven la imagen de uno mismo. Sin embargo, Galván pretende con su personaje Bea convertir al espejo en expresión de un alter ego irreconocible para la consciencia, para cerrar la reflexión sobre una vida y la búsqueda del sentido de la existencia. Ella lo que desea es destruir los espejos para destruirse a sí misma. Sin abandonar la indagación, se establece una intriga y el enigma: ¿para qué busca Bea la novela de Pallag? La historia de la saga familiar de Adry nos revelará otra imagen atormentada en un espejo, el de la propia novela que la otra mujer está componiendo con los apuntes y notas recibidas.
Las seis partes del texto fluctúan en paralelo entre el presente de la mujer y los escritos de Bea con la historia de la búsqueda de la novela de Pallag. La obra está llena de referencias al rock y a la literatura, traspasando los límites de la real para introducirse en el puro espejismo de la propia vida reconstruida. El pensamiento desarrollado permite un flujo mayor del lirismo y de la reflexión hasta dar a la narración la morosidad necesaria para la comprensión de la autodestrucción de Bea. Alternando descripciones, pensamientos y diálogos, desde la variedad de registros, Galván crea un personaje impactante Bea, que acabará despertando el remordimiento en su amiga.
Una novela a leer, como todas las del autor, alejada de parámetros comerciales en todo momento, y con una cuidada prosa, sobre la atracción del abismo y la autodestrucción, y con unos ambientes, tanto exteriores como interiores, muy bien descritos. Galván sigue firme y exhibe con mayor fuerza su talento narrativo con esta novela que, si bien se aleja con un estilo pausado de buena parte de su producción anterior, no deja de pertenecer al mundo de un autor a tener en cuenta siempre.

José Vicente Peiró

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada